Titulo: Historias de Hilo
Artistas: Denise Blanchard, Andrea Fischer, Cecilia Juillerat, Fernanda Gutiérrez y Maite Izquierdo
Curador: Justo Pastor Mellado.
Fecha: 09 Enero – 28 Febrero 2019
Sala: Francisco Smythe

Los desgarros y composturas con que a muchas mujeres les toca o deciden ir bordando su vida es lo que revela esta muestra colectiva de cinco artistas.
Las obras de Denise Blanchard, Andrea Fischer, Cecilia Juillerat, Fernanda Gutiérrez y Maite Izquierdo se presentan en diversos soportes, que van desde la gráfica hasta las instalaciones, pasando por las esculturas textiles.
HISTORIAS DE HILO es la nueva exposición que reunirá en el MAC de Valdivia a cinco artistas mujeres. La muestra curada por Justo Pastor Mellado es la última exposición que se expone en estas salas antes de que el MAC de Valdivia sea remozado.
Historias de Hilo habla de desgarros, costuras y composturas con que a muchas mujeres les toca o deciden ir bordando su vida y las de sus amores. Son obras que se presentan en diversos soportes, que van desde la gráfica hasta las instalaciones, pasando por las esculturas textiles.
El mito de Filómela y el relato de Penélope son las principales fuentes de inspiración de este conjunto de obras que serán inauguradas el 12 de enero a las 12:00 horas. Recuerdan por tanto las historias griegas que hablan de violencia, de reencuentros filiales y de metamorfosis.
Filómela es la mujer violentada en que el victimario, para impedir ser delatado, corta su lengua. Ella borda en una tela la letra del relato del ultraje. Penélope, en tanto, deshace lo que teje durante el día para mantener a distancia a los pretendientes. 

 

La exposición lleva por título HISTORIAS DE HILO y reúne a cinco artistas que se han caracterizado por colocar su trabajo en la escena del arte chileno, practicando diversos soportes, que van desde la gráfica hasta las instalaciones, pasando por las esculturas textiles.
Dicho así, no es posible hacerse una idea de lo que esto significa, tanto en el terreno simbólico como en el terreno artístico; todo esto teniendo que ver con operaciones que están inscritas en la historia de Occidente: el mito de Filómela y el relato de Penélope. Ambas son historias griegas que relatan historias de violencia, de reencuentros filiales y de metamorfosis. Filómela es la mujer violentada en que el victimario, para impedir ser delatado, corta su lengua. Ella borda en una tela la letra del relato del ultraje. Literalmente, al pie de la letra. Penélope es la que ya se sabe, deshace lo que teje durante el día para mantener a distancia a los pretendientes.
En lo artístico, estas historias toman cuerpo a través de la materialidad de los hilos. Es el caso, cuando se toma el hilo de bordar y se lo hace sustituir los trazos gráficos que se puede obtener mediante el empleo de un lápiz o de un pincel.
También, en cómo el tejido de una tela ya se constituye como un objeto en sí mismo, que no representa más que la historia técnica de su factura. O bien, en el modo como se amarra un bulto, que posee una determinada densidad, que lo hace asemejarse a un cuerpo desfallecido, envuelto en su mortaja.
Incluso, se debe poner atención en el efecto que ha tenido en el arte, la sabiduría sobre la que sostiene el oficio de la sastrería. Tomar las medidas de un cuerpo y trasladar a una tela plana, de acuerdo a un patrón que define la configuración de una prenda es uno de los actos más significativos de la cultura. El vestuario fascina por eso a los artistas, porque las labores de corte y confección se asemejan al funcionamiento del arte mismo, como una actividad reparatoria. De modo que las obras, a partir de este modelo de referencia inicial, van a adquirir diversas formas de
expresión, para ocupar dignamente el espacio que les ha sido asignado.


Justo Pastor Mellado
Curador