Titulo: "El Viaje del Angel"
Artistas: Francisco Copello.
Técnica: Collage y Serigrafía.
Fecha: 13 de Septiembre - 18 de Octubre 2001

Es frecuente que la iluminación sea traída por un viajero a aquel que la espera; la divinidad o sus enviados - misión frecuente de los ángeles en las Escrituras- asumen la forma de viajeros. La metafísica del viaje, con sus partidas, traslados y desarraigos, han sido parte integral de mi nómade existencia, a través de paralelos y meridianos de tres continentes. Articulando a lo largo la ruta, las enseñanzas del grabado, perfeccionando el body en tantos tipos de viajes: giras artísticas por Europa, es a participar en Bienales de grabado. Viaje a Polonia a cobrar un premio. También realicé movimientos falsos, como rozar a observar la revolución socialista. La fijación con mi madre y el deseo de liberarme de ella, me hicieron cometer innumerables fugas. Errancias de ángel perverso, viajes a Italia, el demonio en el cuerpo. Mi 1er viaje a Europa con mis padres, a los 15 años, despertó mis ansias de aventuras, ejerciendo un poderoso hechizo, brillo mágico. Y una vez pérdidas las raíces, mi existencia atrapada por una vorágine de viajes que duraron más de uta y tres años. El recorrido del itinerario es imprevisto y azaroso, con atractivas tentaciones, siempre presente la posibilidad de perderse entre carruajes de carnaval y alegóricos triunfos de la codicia. Durante mi trayecto, en mi rol de Master Printer, remolqué la obra gráfica de grandes barcos y naves , tales como Adolph Gottlieb, Wifredo Lam, Sandro Chía, Rainier Fetting, Keith Haring, Paul Jenkins, Mark Kostabi, Andy Warhol, quiénes alabaron mis dotes manuales con la técnica del grabado. ¿Te dará una nueva patria, lo que la tuya no te dió? Los viajes testimonian una insatisfacción, peregrinar fortalece el carácter y se aprende a apreciar aquello que se tuvo a mano y ya no se tiene. Se agudizan los sentidos, buscando amparo en lo desconocido, vagando entre telones de escenarios, encontrando una isla de paz en la soledad del taller. ¿Se viaja por amor ? -Hay viajes que son destierro y otros turismo bien organizado. A veces , los traslados son el descubrimiento de nuevos horizontes internos, rito iniciatorio, expansión de la conciencia, en la búsqueda del propio centro espiritual, emergiendo con dolor entre las pruebas de la vida. Francisco Copello